miércoles, 29 de agosto de 2007

Chuletón de 800 gramos para el cumple del perro

Mi abuela lo repitió hasta el último día antes de morir: "Haceros a la idea de que Kukin es uno de vosotros". Y se quedó corta. Nuestro perro ocupa plaza de persona en el sofá y hasta tiene coche propio. Cuando mi tío se compró otro vehículo decidió no jubilar su Audi A-4 en parte para seguir paseando al perro, a quien le encanta viajar. Es el único chucho del pueblo que entraba al bar porque consumía: le pagábamos una tapa de aceitunas. El 15 de agosto, el Kuko cumplió 14 años, muy bien llevados como se aprecia por los saltos que da. Y lo celebramos regalándole un chuletón de 800 gramos. Cocinado y con sal, por supuesto. Esta es la escena -felliniana- del acontecimiento.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pido Kukin para la próxima reencarnación. Jope. VIk

Puesfijate dijo...

Y eso que no hemos hablado de la dilatada vida sexual que ha llevado este golfo...Además, aunque tiene una edad avanzada para un perro sus expectativas de vida aún son buenas: su madre (la Kuka) está viva con 16 años.

Paqueveas...

Anónimo dijo...

Jajaja........ Qué grande el Kuko!!!!!!! Y eso por no hablar de mi propio padrino (y de Bea). Que no llama a La Laguna el 7 de Agosto por mi cumpleaños, y tiene el valor de hacerlo el día 14 para felicitar al perro por el suyo. De traca.....

Yulendys Jorge Valerio dijo...

jajajaja... Me ha encantado la familiaridad con que tratan a su perrito... Cuánta ternura y felicidad... esto no tiene precio...

Felicidades Kuko, de parte de Ronino.

:)

Anónimo dijo...

La avaricia rompe el saco y se paso toda la tarde sin poder moverse por culpa del chuletón que se engulló,si es que para celebrar un cumpleaños hay que invitar y no comerselo todo él!