martes, 19 de enero de 2010

Minutos musicales: Lentos progresos

Cuando empecé con esta sección de minutos musicales mi objetivo era mostrar mis progresos con el piano. Progresos ha habido pero muy lentos porque, mi profesor Óscar tiene razón, practico en casa menos de lo que debería. Aunque seguramente mis vecinos opinan lo contrario.

Hace casi tres años me grabé interpretando por primera vez Moon River, el clásico de Henri Manchini, tema de la película Desayuno con Diamantes. Comparando aquella grabación (verla aquí) con la de hoy no noto demasiadas diferencias. Pero las hay. La primera es que en marzo de 2007 necesitaba la partitura para tocarla y hoy la toco de memoria. La segunda es que en aquella ocasión mi sufrida hermana Bea necesitó grabarme más de 20 veces hasta que la interpretación salió medianamente potable. Y aún así fallé estrepitosamente en una de las últimas notas: toco el la sostenido cuando tenía que ser un la.

Esta vez ha bastado una toma. Que he grabado yo porque mi hermana ya no vive conmigo, otra novedad. Y no vive conmigo porque he reformado la casa, otro cambio significativo que se aprecia a simple vista viendo el escenario de ambas interpretaciones. Tres años dan para muchos cambios la mayoría para bien, aunque no esté satisfecho, ya lo he dicho, de los progresos que he hecho en este tiempo con el piano. Este año seré más estudioso y avanzaré mucho más.

Para comprobar si cumplo con ese buen propósito he decidido, de forma excepcional, ofrecerles hoy dos interpretaciones. La segunda, mucho más torpe que la primera pero también mucho más complicada, es la primera gimnopedia de Erie Satie. Si son muy melómanos no la escuchen. Están más o menos todas las notas pero la interpretación es demasiado parsimoniosa -y eso que según el compositor hay que tocarla de forma "lenta y dolorosa"- y el pulso muy irregular. Me paro y no sé cómo seguir. Bueno, de lo que se trata es de volver a grabarme a fin de año para medir el progreso. Y si me sale como espero se la dedicaré a mi primo Andrés Padilla, que me regaló la partitura. Veremos.

4 comentarios:

Emma Rubio Barthe dijo...

Tío Berni,
No tocas mal, pero creo que se me daba mejor a mi... ya te mandaré la foto que tenemos tocando juntos.

Anónimo dijo...

Sí, la verdad es que la segunda necesita más práctica. Se te ve bastante principante. Pero estás guapísimo, Berni.

Anónimo dijo...

No hagas caso, progresas adecuadamente.

Agustin dijo...

Lo que es indiscutible es que lo haces mejor que yo. Y eres valiente para ponerte a los pies de los caballos