lunes, 20 de octubre de 2008

Leyenda urbana sobre una leyenda urbana

Ayer fui con mis amigos de Tenerife a un concierto de Barricada en La Laguna. No soy particularmente forofo del grupo navarro pero llevo escuchando sus canciones desde el instituto, así que más que asistir a un espectáculo musical yo esperaba darme un baño de nostalgia de esos que tanto me gustan. Los tipos no defraudaron. Estuvieron dos horas encima del escenario y cantaron todas las canciones que esperábamos -Balas blancas, No hay tregua, En blanco y negro- y alguna más. Pese al ambiente desapacible la parroquia, compuesta en su mayor parte por treintañeros y cuarentones, muchos casados y con hijos -o sea, como nosotros-, se implicó y disfrutó a tope. En los años 80 un concierto del mismo grupo en Santa Cruz terminó con graves incidentes. El público probablemente era el mismo. Pero claro, tenían 20 años menos.

A la salida mi amigo David El jebi me comentó que el mote del líder del grupo, Enrique Villareal El Drogas, no se debe a su supuesta afición a consumir sustancias estupefacientes, sino a su activismo a favor de su legalización. Con curiosidad me he lanzado hoy a internet para confirmar el dato y me he enterado, a través de varias entrevistas, de que es absolutamente cierto. No dice que no las haya probado, pero muestra una actitud muy razonable sobre el tema, criticando tanto los excesos en el consumo como la prohibición. De hecho es un respetable ciudadano que lleva al niño al colegio por la mañana y luego se pone a componer. Decía también David que iba a misa, pero eso no lo he podido comprobar. Así que ya ven, su supuesta toxicomanía es una leyenda urbana sobre otra leyenda urbana como es él.

Concluyamos que su jeta no le favorece a la hora de labrarse una reputación de individuo sano. "Un dia leí que dejarias las drogas cuando encontrases a alguien mas feo que tu, ¿ya lo has encontrado?" le pregunta un tal Juanma en una entrevista digital con los lectores de una web. Y el tipo le contesta: "No, pero aunque lo encuentre, las drogas me han dejado a mí".

7 comentarios:

Agustín dijo...

Cuando era chavaluco (y hoy en día cuando me excedo en la noche) odiaba volver a casa con la luz del sol, no tengo una explicación lógica, pero mis ojos me cambiaban el humor cuando les agredia lorenzo al abrir la puerta del último garito. Cuando esto ocurria, siempre afrontaba el camino a casa canturreando una estrofa "....y saber llegar a casa antes de que el sol, me diga que es de día..." un artista el drogas.

El Jebi dijo...

Pues claro que tenía razón. Ahora lo que hay que adivinar es por qué cantamos "No hay tregua" como posesos, sabiendo como sabemos de lo que trata. Paul lo ha reflejado en su blog tal que así, y casi me parto. Por cierto, esta noche cambiamos de registro radicalmente y vemos "Camino", ok? Un abrazo.

Manuel dijo...

La letra de "No hay tregua" hay que cotejarla con otra canción posterior, creo que se titulaba "Ninguna bandera" o algo así, que estaba en el álbum "Por instinto". Estos tíos me parecen demasiado inteligentes como para ser abertzales.

Por cierto, en youtube está colgada la interpretación del "No hay tregua" en aquel mítico e insuperable programa de la 2, Plastic.

Puesfijate, estoy de acuerdo, hay que hacer un par de veces al año un baño de amistad como el del sábado. Siniestro Total, Ilegales, Los Suaves...

Anónimo dijo...

No soy de las asiduas, pero el "quiero ser más rápido que ellos..." y su coreografía: pies fijos en el suelo, melenamen al viento y guitarra en el aire, me recordará siempre las fiestas de Busto allá por el 88. ¿La siguen tocando?

Paul dijo...

Entre aquí y entérese de todos los detalles, querida anónima:

http://loquenoestaenlosescritos.blogspot.com/2008/10/barricada-meets-tous.html

Anónimo dijo...

Hablando de Fiestas de Busto: ¿Qué fue de Kortatu, los de "todo este sábado me lo voy a pasar, bebiendo cerveza, hasta reventar, ya estoy harto, no quiero salir más, siempre lo mismo, mierda de ciudad..." y demás cancioncillas entrañables?

Anónimo dijo...

Quería decir que no soy asidua a fiestas de Busto, este blog es mi segundo hogar. Es cierto, Kortatu privando en su casa y Belenita poniendo punto final al 88, dos estilos para un clásico.