viernes, 7 de septiembre de 2007

Minutos musicales: Nessun dorma

Hace unas horas murió Pavarotti, lo cual es una mala noticia para la música y para el género humano en general, como la muerte de cualquier persona. Lo único bueno que este obituario es que al menos durante unos días radios, televisiones, webs y blogs con poca personalidad como Puesfijate nos regalan interpretaciones tan magistrales como ésta. Pavarotti borda el aria Nessun dorma (Nadie duerma), la más conocidas de la famosa ópera Turandot, de Puccini. Un canto que, dicen los expertos, parecía escrito para él. Escuchénla otra vez, recórcholis, que yo me la he puesto 20 veces y no me canso.

ANEXO: ¡AMPLÍE SU CULTURILLA GENERAL! ¡GRATIS!

[Los amantes de la ópera sentirán que la explicación que viene ahora es, por obvia, un insulto a su inteligencia. Así que harán bien en no seguir leyendo]. Llevaba años escuchando este aria y creyéndome muy listo por saber que pertenecía a Turandot . Pero hasta no hoy no me había informado de qué carajo va esa ópera. Y el tema me parece curiosísimo. Turandot es una princesa china que promete casarse con el caballero que supere tres enigmas. Los que fracasen pagarán con su cabeza. Un desconocido príncipe supera la prueba pero la princesa sigue manteniendo reticencias... así que el misterioso pretendiente le propone a su vez un enigma a la joven: si descubre su nombre antes del alba quedará libre de su compromiso.

Los guardias de Turandot recorren Pekín pidiendo que "nadie duerma" hasta que se encuentre a alguien que conozca el nombre del desconocido. Mientras, el príncipe canta, seguro de su victoria bajo las estrellas. El final no lo revelo, pero puede consultarse aquí. ¿Qué si Pavarotti era el mejor tenor de la historia? He demostrado que sé poco de ópera, pero si preguntan me quedó con la voz de otro cantante, también fallecido. Aunque fuera de la isla de enfrente.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobre Tutto, con lo bien que nos caía.

Yulendys Jorge Valerio dijo...

Gracias por compartirlo, Berni.

Un beso.

tiburona dijo...

¿Y por qué no se suben mis comentarios? Decía que no entendía la historia, que cómo se llamaba al final el tipo (sugería los nombres de Jangüella, Pécil o Don Trajín)y que yo me quedo con el grito de guerra de otra isleña ilustre: ¡Azúcar!

Pero la primera vez tenía más gracia.

Anónimo dijo...

El tipo, que se llama príncipe Calaf, como la corresponsal de TVE en Asia-Pácifico, acaba besando a la princesa, que naturalmente no ha acertado el nombre. Y ella siente un estremecimiento -llamenlo como quieran- y le dice: Tu nombre es amor.

Así que elijan, Calaf o Amor.

Il Trovatore

El Jebi dijo...

Revise "Las tres luces" (1921), del maestro Fritz Lang, y hallará un argumento similar. En ella, la muerte se compra un terrenito en la campiña frente al cual se detiene una pareja de enamorados. El chico desaparece y, al descubrir la amante que es la parca quien se lo ha llevado, le implora para que se lo devuelva. Pero la muerte le muestra tres velas encendidas, una por cada vida que deberá vivir a modo de prueba para salvar al hombre, retándole a lograrlo tan sólo en una de ellas. Las desesperadas peripecias de la pobre chiquilla en Bagdad, Venecia y China son para quedarse sin uñas.

Render dijo...

Pues fíjate: aquí uno es jevimetalero de los de la vieja guardia, pero también tiene su corazoncito para la música clásica, aunque yo era más de instrumentales.

Lo de la ópera ya me tiraba menos, pero descubri Nessum Dorma gracias a los Manowar, y antes sabía de qué iba la historia porque Nazario (el del tebeo que tanto revienta a los detractores de Educación para la Ciudadanía) tuvo a bien explicarlo en un cómic que leí por entregas en El Víbora. Ellos me han animado a buscar más óperas y a tratar de entender lo que dicen.

Gracias a Manowar, a Nazario y sobre todo a los cantantes que hacen que nos emocionemos con arias como esta.

Vale, y al autor del blog por ponérnosla también. Ahora, a ver si entiendo lo que quiere que ponga la mierda del verificator, que tiene su aquel.

Actualización: a la primera, no ha habido forma porque lo de verificar está tan distorsionado que no se entiende una mierda. Vamos con la 2.0.

El Jebi dijo...

Haciendo honor a mi nick, y a propósito del comentario de Render, extraigo del recuerdo la pieza de 28 minutos con que Manowar iniciaba su disco "The triumph of steel", y que en ocho partes narraba nada menos que La Ilíada de Homero. Otro pedazo entrañable de la épica metalera fusionada con los clásicos, curiosidad de aficionado e imprescindible para los fans. Saludos.