domingo, 21 de diciembre de 2008

Tan relevante que nos acordamos todos

Sé lo que estaba haciendo hace exactamente 25 años y muchos de ustedes, los que para entonces tenían ya uso de razón, también. Estábamos viendo el partido más delirante de nuestra vida. España tenía que ganar por 11 goles de diferencia a Malta para clasificarse para la Eurocopa de Francia y ganó 12-1. Yo lo recuerdo perfectamente: los tres goles de Santillana en la primera parte, y también el de De Giorgio para Malta, que pareció acabar con todas nuestras ilusiones; la llamada que hice en el descanso a mi compañero Miguelito, para intercambiar impresiones; el goteo de goles en la segunda parte con el gallo final de José Ángel de la Casa; el anulado a Gordillo y la invasión final del campo que nos hizo temer que invalidaran el partido.

El acontecimiento generacional para los de mi edad no fue la transición, ni el golpe de Estado. De eso ni nos enteramos. Fue el Mundial 82. Un evento traumático por desastroso, equivalente a la pérdida de las colonias para la generación del 98. Pero lo que nos redimió de acabar amargados, con todos mis respetos, como Unamuno y compañía fue, precisamente, el España-Malta. Una noche en la que aprendimos que no hay que perder la fe por muy oscura que se ponga la cosa.

Esto que acabo de escribir es una bobada pero no me ha quedado mal del todo. Pero una bobada más grande todavía me parece la iniciativa que se debatió hace unos meses en la wikipedia -ya saben, la enciclopedia en internet construida con la aportación de todo el que quiera- sobre si borrar o no de la misma la entrada del partido España-Malta. Resulta que algunos insensibles, culturetas, desmemoriados o pedantes -o las cuatro cosas- opinaban que el evento no tenía suficiente relevancia para ocupar un espacio por sí mismo y querían eliminarlo.

El sentido común ha imperado y la entrada se conserva. 40 usuarios votaron a favor de mantenerla y diez bobos -perdón, se me acaba la sutileza y tengo que recurrir al insulto fácil- en contra. Los argumentos de estos últimos son de echarse las manos a la cabeza: que sólo fue importante para España, que entonces hay que hacer entradas de todos los partidos de fútbol (¡genial!), que Malta era un rival menor. Pero señores ¿Cómo no va a ser relevante un evento, el que fuere, que recordamos tan bien, 25 años después, todos cuantos lo vivimos?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tenía siete años pero me acuerdo como si fuera ayer cómo se iba quebrando la voz de mi padre, simultáneamente a la del locutor. Y seguro que los culturetas guardan recuerdos similares. Eso es lo que les da la vergüenza, si pudieran, la borrarían tabién de su disco duro, pero la memoria no sabe de pedanterías.

Anónimo dijo...

Yo pensaba que el gol se lo habían anulado a Maceda. Es curioso, pero conozco mejor a estos jugadores que a los de ahora.

Ber cuando te fuiste de casa te llevaste contigo a toda la selección.

Andrés dijo...

Pero, ¿este partido no estaba amañado? ¿No había comprado la federación a los malteses?

En algún sitio he leído últimamente que los indicios son sólidos, pero ya no recuerdo dónde. Por lo demás, hace diez años un amigo le hizo la pregunta a Julio César Iglesias y el hombre no le dio una respuesta. Simplemente sonrió con cara de '¿hace falta que te lo explique?'.

Bien es cierto que luego la selección llegó a la final por méritos propios. ('Sí, sí, sí. España va a París'). Pero eso ya es otra historia.

¿Está nuestra infancia montada alrededor de una heroica patraña?

Andrés dijo...

Por cierto, que siguiendo los enlaces a Wikipedia que dejas en la entrada del blog veo que el usuario que propuso borrar el artículo del España-Malta ha sido expulsado de la Wikipedia por troll. Parece que el autocntrol horizontal funciona más o menos bien.