jueves, 26 de marzo de 2009

Silencio portugués

Los españoles somos ruidosos, eso no es un tópico. Hace 26 años en Grenoble (Francia) paseaba con mi madre y vimos a dos tipos que venían de lejos hablando altísimo. No se entendía lo que decían pero mi madre dijo: "Son españoles". Y efectivamente, lo eran. Aún recuerdo lo que decían: nosequé de un comisario El contraste con Portugal, que nos pilla tan cerca, es tremendo. Lisboa me pareció una ciudad silenciosa, sin las estridencias de Madrid y en algún momento me sorprendí yo también hablando en un volumen inusualmente bajo. Por contagio, sin duda. En la pintada que muestro en la foto, un artista urbano, como llaman ahora a esta modalidad de gamberros, pide a los visitantes que respeten el silencio portugués o se marchen al país de al lado. Alguien la ha tachado. Probablemente un español que antes o después gritaría algo así como "vaya tontería".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ESO LO HAS HECHO CON EL FOTOCHÓOOOO!!

Un Charly de la vida.

Anónimo dijo...

Más que los españoles, los godos (con perdón). Yo cuando estoy en Canarias y veo a gente gritando tampoco fallo.

Rosa J.C. dijo...

Glorioso cartel. Bien cazado, Berni. ;)

Andrés dijo...

Una madre holandesa, casada con un madrileño, riñe a sus hijos bilingües:

"Hacéis más ruido que un bar lleno de españoles".

Me encantó.

Mac dijo...

Es cierto. Los españoles arman escándalo por donde van. Lo he comprobado en sitios tan dispares como el Santuario de Las Nieves en La Palma o la Torre de Bélem en Lisboa (+ de 200 personas de varios paises en una cola y sólo se oía a 4 fulanos de Valencia). Y nos quejaremos si nos miran mal.