jueves, 7 de junio de 2007

Certezas

En esos momentos de confusión en los que uno no tiene nada claro está bien que alguien te recuerde algunas verdades absolutas a las que agarrarte. Cartel visto en una pared en la zona del Bernabéu.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo estás tan seguro?

Anónimo dijo...

Un frustrado es el que quiere estar allí. Lo explicaba muy bien el gran Coco en su clase para disléxicos. Ahora con Sin Chan los niños no aprenden a manejarse...

Manuel dijo...

Había un indigente, que se ponía en la puerta de Galerías Preciados de calle El Pilar, cuyo letrero de reclamo decía algo así como: "NO TENGO NADA. SI ME DA ALGO, TENDRÉ ALGO".

Jeibi, imagino que si no cuentas en el blog lo del CCN es porque es bastante fuerte. Mándame e- mail y verifícalo. Muy buenas ideas las del teniente alcalde, de hecho, creo que los Hermanos Farrelly están escribiendo un nuevo guión, inspirado en alcalde y teniente alcalde de S/C, para completar la mítica trilogía que se inició con la obra maestra "Dos tontos muy tontos" y tuvo su continuación en la no menos memorable "Vaya par de idiotas". Que no desesperen José Emilio García Gómez, Emilio Fresco,Brito Arceo o Florentino Guzmán... los Farrelly también tienen en mente escribir un guión inspirado en las viñetas de "La pandilla basura".

Me alegro que Juana vuelva al talego. Pero por favor, que revisen los libros de texto... no engañen más a los niños de la ESO con aquello del poder ejecutivo, legislativo y judicial. Buenos días.

Anónimo dijo...

El mejor cromo de la Pandilla Basura, era el "Me desarmo Bernardo". Te animo a buscarlo y colgarlo en tu blog.

Anónimo dijo...

Siempre y cuando las verdades absolutas no te las cambie ningún plan de estudios, claro. Lo digo porque mi generación aprendió pacíficamente que la oración se dividía en sujeto y predicado, y felizmente vivía con esta verdad absoluta hata que llegó algún genio al Ministerio de Educación y decidió que no, que se dividía en sintagma nominativo y sintagma predicativo. Una alteración que produjo graves desequilibrios psíquicos en los integrantes de mi quinta (como muestra, observad atentamente lo ocurrido con Sonia Martínez (3,2,1,...Contacto); Tino el de Parchís o Pancho, el de Verano Azul. Por cierto, que mi generación pasó también todo un año estudiando en Matemáticas la unión de conjuntos, la intersección de conjuntos y el conjunto vacío. No me extraña lo ocurrido con el ejecutivo de Londres que intentó matar a su hija (también es de mi quinta, el padre, no la hija)

Anónimo dijo...

Lo peor fue cuando nos quitaron Plutón. ¡¿Qué necesidad?!

Anónimo dijo...

Usted está aquí, no pierda el norte, que en el sur probablemente enferme de sida. Toda la vida enseñándonos a situarnos para que aparezca Woody Allen desmitificando todo posicionamiento, disipándose en una perspectiva sin enfoque.