jueves, 18 de septiembre de 2008

Bienvenido al club

Desde hace un par de días se ha unido a la blogosfera mi amigo Paul. Creo que lo conocí con otro nombre allá por los primeros años 90, en el Tocuyo o en la tasca de El Abuelo, cuando éramos profundamente infelices porque esperábamos que la vida fuera como en las películas malas. Luego seguimos viéndonos, siempre a tirones, en mis viajes a Tenerife y alguna vez, en Madrid. Entonces empezábamos a ser más felices, no porque nos fuera mejor ni peor, simplemente porque asumimos que la vida era como en las películas buenas.

Se define así en su bitácora: "Nacido en el 73, con voz ni botox. Guapo, sobre todo calladito. Raro, pero hay que conocerme. Productivo, aunque el mercado sea una mierda. Glamouroso, ergo decadente. Simplemente otro". Es un tipo que, como yo, algún día soñó con trabajar de contador de historias y que le pagaran por ello. Pero me temo que el oficio acabó desengañándonos. Así que nos tomamos la revancha en estos espacios de internet.

A Paul, Bienvenido. Y al resto de lectores, no se lo pierdan. Yo ya lo he puesto entre mis favoritos.

Lo que no está en los escritos

3 comentarios:

Princesa777 dijo...

Escepticismo criminológico ha vuelto.

Anónimo dijo...

Ah qué chachi, me encanta escepticismo criminológico. Otro día miro lo de Paul, tiene buena pinta.

El Jebi dijo...

Me dice Paul (entre sollozos, el jodío de él, que va de duro) que muchas gracias por todo, por la inclusión en Favoritos, por tu confianza y por la publicidad. Y que más gracias aún por la descripción de vuestros inicios y de vuestro presente, ya que de ella sólo cabe esperar un futuro mejor para todos. En fin, que si molesto me voy. Vaya dos.