domingo, 14 de septiembre de 2008

Dos godos asquerosos


En Madrid creemos estar bien informados de lo que sucede en la periferia. Se publican en la prensa nacional bastante información de Cataluña y País Vasco, sobre todo cuando los nacionalistas sacan los pies del tiesto. También sabemos a grandes rasgos cómo va la cosa en Andalucía, Valencia o Galicia. Otras regiones están más olvidadas, como las dos Castillas, Extremadura o Aragón, pero su cercanía física a Madrid parece que atenúa esa postergación. Nada grave debe estar pasando en Soria, nos decimos, porque está tan cerca que nos habríamos enterado.

De Canarias, en cambio, apenas nos llegan más que imágenes de pateras y noticias de algún escándalo de corrupción municipal. Y quizá sea eso lo único realmente interesante para el resto de España. Pero en las últimas semanas me están llegando de las islas ecos muy preocupantes. No sé hasta que punto reflejan el sentir de un porcentaje significativo de la ciudadanía. Quizá simplemente responden al desvarío de un puñado de periodistas y no haya que darle mayor importancia. Pero lo cierto es que desde el periódico más importante de una de los dos provincias canarias (El Día de Tenerife) se ha emprendido una campaña soberanista y a la vez secesionista respecto a la isla de enfrente con unos argumentos pueriles, un lenguaje barriobajero y una violencia verbal que pone los pelos de punta. Ríase usted de la radio hutu aquella de Hotel Ruanda.

Resumo la sucesión de locuras con la que se desayunan todos los días los lectores de este diario (insisto, el más leído de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y el segundo del archipiélago). Canarias es una colonia esclavizada por la metropoli y hasta que no recupere su la soberanía que perdieron nuestros padres, no podrán entrar en la senda del progreso (véase el editorial de hoy). Estos periodistas, tan descendientes de españoles peninsulares como todos los canarios, ignoran que el archipiélago nunca fue una unidad política antes de la llegada de los conquistadores. Para empezar, porque sus habitantes no sabían navegar y no conocían a los de otras islas. Y para seguir porque incluso lugares tan diminutos como La Gomera estaban divididas en cuatro reinos. Los guanches en su mayoría se murieron de las enfermedades que trajeron nuestros antepasados españoles, otros fueron masacrados por nuestros antepasados españoles y los menos se mezclaron con ¡sorpresa!, nuestros antepasados españoles. Yo pensaba que nunca tendríamos que volver a reírnos de estas majaderías, superadas hace décadas cuando Cubillo se presentó a las elecciones y sacó 7.000 votos. Pero no. Cada 20 años desempolvan este cuento seudohistórico y vuelven a darnos la murga.

Ese es el primer cáncer que supuestamente padecemos. El segundo está en la isla de enfrente (Gran Canaria), a la que pretenden amputar la partícula "gran" porque tanto Tenerife como Fuerteventura tienen más extensión. De hecho quieren que se modifique el Estatuto para cambiar su denominación por "Canaria" y para establecer la capitalidad, ahora compartida, en Tenerife. A esa isla de enfrente atribuyen además toda suerte de perversidades, de maquinaciones, de insidias. Así que quieren ser independientes pero sin ellos. ¿La fórmula? Proponen el modelo de las islas Comores (en el Índico, nido por cierto de piratas y una de las regiones más inestables de África). Tres de las cuatro islas que la forman son independientes y la cuarta sigue siendo una colonia francesa. No es una inocentada. Esto lo escriben igual el 28 de diciembre que el 1 de febrero.

A lo disparatado de sus argumentos se añade lo zafio de sus formas. Su editorial del 13 de septiembre tenía un título tan fino como tranquilizador: Un odioso estatuto y dos godos asquerosos. El odioso estatuto, por supuesto, es el que ha llevado a Canarias a las cotas de progreso más elevadas de su historia. Muy por encima de sus vecinos del Magreb, cuya libertad envidia Cubillo y al parecer también estos periodistas. Y por supuesto, muy por encima del de las Comores (1.700$ per capita, quince veces menos que Canarias). Los dos godos -palabra despectiva para referirse a los españoles nacidos en la Península Ibérica- asquerosos son dos ex compañeros de periódico a los que les ha entrado un mínimo de sensatez y se han pasado al enemigo. A uno incluso le afean su desaseo personal. Una perla escrita con bilis y ponzoña que debería estudiarse en todas las facultades de periodismo. Sobre cómo no se hace un editorial, naturalmente.

Y ahora pregunto yo a mis lectores canarios, que son al menos tres. ¿Estos delirios son compartidos por mucha gente? ¿Es cómo para preocuparse o es el desvarío de cuatro chalados que van a llevar a la quiebra al periódico más vendido de la provincia? ¿Tiene algún futuro el recién creado y parafascista Movimiento Patriótico Canario? ¿Le digo a mis viejitos que vendan todas sus posesiones en el archipiélago y me los traigo para Madrid? Jebi, Manolo, espero sus respuestas.

10 comentarios:

El Jebi dijo...

Para tranquilidad de todos, sepan que en la redacción de ese diario hay católicos recalcitrantes, obesos mórbidos, lameculos, neurasténicas, paletos inefables, tesoreros falangistas, camellitos en la tercera edad, hijas de constructores e incluso buenas personas, pero que yo sepa NADIE, absolutamente NADIE, comaparte las tesis soberanistas del dueño del periódico, un señor de 157 años, abierto desde el cuello hasta el pito por mil operaciones, medicado para que no se duerma de pie, y que dice lo que dice porque los poderes fácticos cuyo sistema caciquil ampara no levantarán jamás la voz contra él porque untarlo les sale más a cuenta (por ahora). No son cuatro chalados, Berni. Es uno, pero es el que manda. Los demás, a base de sangre, sudor y lágrimas, se afanan cada día en que las páginas más allá de esas absurdas editoriales parezcan un periódico de verdad. Y lo consiguen casi siempre.

Qué asco.

Manuel dijo...

Jebi conoce bien esa casa, por lo que poco se puede añadir a sus palabras. Sólo afirmar que al inefable "don José", el Cabildo Insular de TEnerife, en la pasada legislatura, le otorgó su más alta distinción honorífica, con el voto favorable de todos sus consejeros. Sí, la oposición del PSOE también votó favorablemente.

Anónimo dijo...

Como decía mi abuela: ¡Qué falta de ignorancia!

Leroy dijo...

Hace tiempo que no leo El Día. ´Lo comprábamos en mi casa cuando no había otro y luego, si acaso, leía la sección del Jebi y las entrevistas a ciudadanos cualesquiera sobre lo de Las Teresitas. Era interesante la cantidad de paridas que se escribían. Como si Millakito y Millakita formaran parte de Coalición Canaria. Un asco, pero cercano al cuidadano...... de todo corazón

Anónimo dijo...

Como canaria residente en Madrid me he quedado absolutamente estupefacta de leer los editoriales del blog de Berni.Al director del Día parece que le da igual lo que vote la gente en las urnas, y que los partidos que defienden abiertamente la gilipollez de que Canarias es una colonia sometida a la metrópoli tengan un número de votos absolutamente irrisorio.
Y me parece aún más alucinante que Paulino Rivero esté gobernando con el apoyo del PP, y que este tipo de declaraciones no pase ninguna factura a Rajoy y sus muchachos en Madrid. Tremendo.

Anónimo dijo...

Si alucinan con los editoriales no se pierdan el titular de hoy: "Ataque a la libertad de expresión".

Sin comentarios.

El Jebi dijo...

Mucho mejor el del Canarias 7: "Un Gran Día". Que siga el show

Mac dijo...

Si quieren independencia, perdón, "soberanía", que lo de independencia es cosa de tres awañacos, que no aludan a supuestos antepasados indígenas, que aquí , el que más y el que menos, tiene una mezcla de orígenes, no sólo españoles penínsulares, sino también normandos,franceses,portugueses, irlandeses...

Anónimo dijo...

Ni una cosa, ni la otra. Los comentarios fuera de tono de ese cantamañanas tienen su público. Sus incendiarios discursos son muy del gusto ombligista de algún comedor de cochinillo y tenderete de por aqui. Dicho esto, la ojeriza que este señor le tiene a la isla de enfrente puede tener una cierta base legítima, y para muestra un botón. Durante los últimos 6 años, la província de Las Palmas de Gran Canaria se benefició de un desequilibrio a su favor en los presupuestos de carreteras para la Comunidad Autónoma de Canarias. Preguntado a tal efecto en el Parlamento de Canarias el ex-consejero de Viviendas y Obras Públicas el Sr. Castro no supo que responder,...la injusticia era tan flagrante como para que no se le ocurriera ninguna excusa convincente...

V

Anónimo dijo...

Mira guapo, aquí el único ignorante eres tú, que dices que todos los canarios somos descendientes de españoles. No tienes ni puta idea de nuestra historia y te atreves a opinar. En todo caso, estamos más mezclados con portugueses que con españoles, y que sepas que ha habido un montón de estudios genéticos que demuestran la pervivencia de la genética guanche en la población canaria (hasta un 40 y pico %, véase Wölfer, Fischer, Fusté, etc).
Culturízate y luego habla. En Canarias el independentismo crece día a día gracias a como nos tratan desde la metrópoli los incultos y fascistas como tú.