domingo, 28 de septiembre de 2008

Bitter Kaspa

Hoy he ido a jugar un partido de fútbol con unos del trabajo, pero eso lo contaré otro día cuando haya material gráfico. Puesfijate que después del encuentro nos fuimos a tomar las inevitables cervezas -yo Aquarius, porque ando alegre de la tripa- y a alguno le dio por comentar un anuncio de bebidas Kas que protagonizaba la selección española del Mundial 82. Con lo que me gusta a mí presumir de memoria, y más cuando se trata de personajes tan entrañables en circunstancias tan casposas, me extrañó no recordarlo. Así que lo primero que hice al llegar a casa fue buscarlo en Youtube.

El anuncio es impagable. Ver a los ídolos de nuestra infancia -Juanito, Camacho, López Ufarte, Alexanco- intentar echar un poco de gracia al asunto para vender el producto es enternecedor. Afortunadamente todos sabían, más o menos, jugar al fútbol. Porque ni como actores ni como vendedores se hubieran ganado la vida. Bueno, uno sí. Con esa pose chulesca, con ese collar de oro al borde de la piscina, Satrústegui podía haber hecho de proxeneta en un telefilme de esos que echa Antena 3 los domingos. "Yo a lo mío. Bitter Kas, y gol". A mí este tipo sí me convence.

(Una cosa me llama la atención del spot. Después de que hable López Ufarte con marcadísimo acento vasco, se lo pega al simpático presentador, que dice "Gorrrdillo" como si fuera de Ondárroa. ¿Es sólo una impresión mía?)

3 comentarios:

Manuel dijo...

Me parece fantástico este ejercicio de memoria histórica. No sé si te has fijado en que los 80 nunca se han terminado de ir.

Dicho lo cual, me retrotraigo a la época en que Alexanco venía a jugar con el Barsa al Heliodoro y la gente lo llamaba: "Violador".

También le proferían gritos simiescos cuando tocaba la pelota (de hecho sólo recuerdo dos jugadores que no fueran de color negro a los que zahirieran de esa forma: Alexanco y Diego, el chicharrero que jugó en el Sevilla y en el Betis).

Paul dijo...

La madre que os parió; luego yo pongo en mi blog un simpático video lleno de furcias operadas y hay que ver la que me armáis

Agustín dijo...

Joder, si ya me estaba viendo frente al televisor, con el bocadillo de nocilla en las manos, bueno de nocilla no, de mantequilla con azucar que no estaban las cosas para despilfarrar.