lunes, 10 de marzo de 2008

Un mapa en dos colores



Bueno, ya pasó todo. Zapatero volvió a ganar, casi por la misma diferencia que en 2004. El PP no ha conseguido sobrepasar a los socialistas pero también sube. El gran leñazo se lo llevan IU y ERC. Y Rosa Díez entra en el Congreso, tal y como era fácilmente pronosticable, al menos en Madrid, donde se oía a muchísima gente decir que iba a votarla. Pero a mí hay otra cosa que me llama más la atención. Ya se sabía que estas elecciones iban a reforzar el bipartidismo. Pero no me imaginaba que tanto. El mapa de arriba (tomado prestado de EL PAÍS) muestra cuál fue la fuerza que ganó en cada provincia. Azules para el PP y rojas para el PSOE. Y por primera vez en democracia en España uno u otro partido han ganado en todas las circunscripciones. Los nacionalistas no son primera fuerza en ningún sitio. Supongo que es un buen síntoma.

Mañana a ver si empezamos a hablar de otras cosas...

8 comentarios:

whip dijo...

Menuda catátrofe.... ¿Buen síntoma que los nacionalistas no hayan ganado en ningún sitio? Los nacionalistas han votado PSOE porque saben que PSOE=partido separatista. Al PSOE le importa un carajo España, está más cercano a los separatistas que ningún otro. Los catalanes saben q con ZP tienen un filón y consiguen de él lo que les dé la gana.
En fin, una pena por Rajoy, que es ante todo una buena persona, pero no ha sido capaz de vencer, si bien es cierto que lo tenía prácticamente imposible,ya que todos los medios están con ZP...
Repugnante la actitud de Patxi López con Rajoy y San Gil en pleno velatorio... Pero en fin, es lo que he querido este país que tanta pena me da....... Este es un país de paletos, basta con ver la canción q nos representará en Eurovisión.
A medida que se daban los resultados, mi único deseo era q el PSOE sacara la mayoría absoluta para prescindir de los nacionalistas...
Hoy es un día triste para quienes nos importa la unidad de España.

Manuel dijo...

Enhorabuena, Whip y gracias por ser tan demócrata y moderado: eres un orgullo para todos. Yo me cansé de política.

whip dijo...

Yo también me cansé de política, sobre todo porque me decepciona.
Si estáis contentos, reconozco nuestra derrota, y os doy la enhorabuena. Soy demócrata y moderado. Eso no quita para expresar mi decepción por la que se nos viene encima.

ElJebiCOQUETO dijo...

¿Es Zapatero una mala persona, Whip? A mí lo que me extraña es que es mediodía y el PP todavía no ha dicho que el atentado contra Isaías ha ayudado a movilizar a los palet... Estoooo, a los borre...(y dale) al electorado de izquierdas.

Por cierto: Número seis de la lista, retirado hace dos años de la política, cobrador de peaje y padre de tres hijas. Valiente ideología la de estos hijos de puta.

whip dijo...

Ya se dará cuenta la familia de Isaías lo poco q tarda el PSOE en dar la espalda a las víctimas.
Tras el atentado, Rubalcaba salió diciendo que nunca más hablará ni negociará con ETA. Veremos a ver si lo cumple o si vuelve a mentir.
Mira Rubén Múgica, asesinaron a su padre delante de él, de izquierdas.
Es triste que para que el PSOE gane unas elecciones, tenga q haber muertos de por medio. Siento mucho la muerte de una persona, sea de la ideología que sea. Lo que cuenta es que lo han matado en Mondragón, casa donde se encuentra ANV gracias a ZP.
ZP es una mala persona??? Por supuesto que sí. Y ya lo verán, el tiempo pone a cada uno en su sitio.
Pero dejémos ya de discutir, ya no hay vuelta atrás, habéis ganado, y sólo deseo que Zapatero lo haga mejor que la pasada legislatura.

Andrés dijo...

Whip, hace unos días hiciste unos comentarios sobre las víctimas del terrorismo que preferí pasar por alto. Pero veo que insistes en repetir la idea de que Zapatero le da la espalda a las víctimas, que ha intentado hundir a este colectivo, etcétera. A mí, Zapatero plin, como sabes, pero quería hacerte unas preguntas:

¿Crees que Manuel Fraga fue más considerado con las victimas del terrorismo? ¿Por qué obstaculizó cualquier investigación sobre los sucesos de Montejurra? Recuerdo que Fraga era ministro de Gobernación en el gabinete de Arias Navarro el 9 de mayo de 1976, cuando unos pistoleros ultraderechistas, en una operación dirigida por los servicios secretos españoles, asesinaron a tiros a dos carlistas de izquierdas. Lo contó todo con bastante detalle el teniente general José Antonio Sáenz de Santa María poco antes de morir.

¿Fue más amable Rodolfo Martín-Villa, antiguo jefe falangista, luego diputado del Partido Popular, cuando siendo ministro del Interior ordenó ejecutar al líder independentista canario Antonio Cubillo en 1978? Como sabrás, la víctima sobrevivió a las tres puñaladas, paralítica y presa de insoportables dolores, para ver como la Audiencia Nacional condenó al Estado Español a pagar una indemnización de 150.000 euros.

Por supuesto, a estas alturas todos admitimos lo obvio: que el señor X de la cúpula de los GAL era Felipe González. Ahora, hace falta ser ingenuo para pensar que Fraga, como líder de la oposición y antiguo experto en estas materias, no recibía información puntual del presidente del Gobierno. Eran tiempos en los que sí se sabían respetar los 'consensos de Estado', con sus cláusulas de pacto (de silencio) entre caballeros.

El resto es bien conocido: Aznar heredó el Partido Popular. En 1993 no ganó las elecciones después de tres años de feroz oposición en los que se ventilaron todas las corrupciones del PSOE. Todas menos una. Viendo que aquello no era suficiente para derrotar a los socialistas, Aznar decidió que él no estaba obligado por los pactos que habían firmado Fraga y González. De repente, El Mundo y otros medios empezaron a recibir dossieres de todas partes. Se llamaba periodismo de investigación a lo que era abrir un sobre repleto de información calentita.

Y qué bien que pudimos enterarnos de toda aquella mierda, por cierto.

whip dijo...

Vamos a ver Andrés: no tengo ni puta idea de lo que dices. Probablemente tengas razón. Pero es muy triste justificar que alguien haga mal las cosas sólo porque otros también lo hicieron.. No crees?? Con tu teoría vamos de mal en peor. Todo vale, porque como en el pasado también se hizo mal.......... qué patético.. Así no evolucionaremos nunca

Andrés dijo...

Al contrario, Whip, yo no justifico a nadie. Los condeno a todos: Fraga, Martín-Villa, González, Barrionuevo, Corcuera... Estoy por principio en contra de las penas de cárcel, pero a veces pienso en lo bien que le sentaría a nuestra alicorta democracia que les aplicaran a todos ellos su propia medicina: la ley antiterrorista con sus diez días de prisión preventiva, cinco de ellos en total aislamiento para que sea más fácil todavía torturar y no dejar rastro, sin llamada telefónica, sin derecho a otro abogado distinto del que te traen de oficio, con el cual, por cierto, no puedes tener ni la entrevista reservada. Imaginate lo que sería aplicarles la 'doctrina Parot' para que cumplieran íntegramente sus penas, no como Vera y Barrionuevo, que ya están en la calle. Y darles el trato habitual durante la condena: dispersión, intervención de la correspondencia privada y de las comunicaciones telefónicas, régimen FIES: la arbitrariedad por sistema. La paradoja definitiva.

Y que no me diga nadie que este trato se le aplica sólo a verdaderos terroristas. Algunos de los inculpados del 18/98 lo único que han hecho en su vida es practicar la desobediencia civil noviolenta. Ni siquiera se consideran abertzales, sino internacionalistas. Pero bueno, al fin y al cabo, como dice la Sentencia 58/86 de la Sección 3 de la Audiencia Nacional, terrorista es “un grupo o pluralidad de personas que se enfrentan al orden sociológico y jurídico establecido constitucionalmente, utilizando para tales propósitos medios idóneos que pueden causar incidencias de la seguridad ciudadana”.

Otros, como Martxelo Otamendi ni siquiera causaron “incidencias de la seguridad ciudadana”, lo que hicieron fue dirigir periódicos en lengua eusquérica.

Mientras tanto, no se aplica el mismo rasero con los terroristas nazis que quemaron vivo a un indigente en el Paseo de Santa María de la Cabeza, en Madrid, hace seis años. Ni con los que acribillaron a Lucrecia Pérez, inmigrante clandestina de raza negra.

Pero que no se me entienda mal, estoy en contra de las condenas de prisión y de la ley antiterrorista, pero no dejo de pensar en el grito que se oye en algunas manifestaciones:

¿Terrorista quién? ¿Democracia dónde?