viernes, 12 de octubre de 2007

Un gesto por España

Celebramos hoy la Fiesta Nacional. Tranquilos, no voy a filosofar sobre la patria, la Hispanidad ni nada de eso, aunque invito a quien quiera a dejar un comentario. Simplemente es la fiesta de mi país, como dentro de quince días será el cumpleaños de mi madre. No puedo estar orgulloso ni de ser español, ni de ser hijo de Doña Concha: no tengo ningún mérito en ello. Pero sí sentirme feliz de ambas cosas y para festejar el día dejo aquí esta canción de Cecilia, emotiva pero no patriotera, que ha resistido indemne el paso de treinta y pico años. Reconozco que también me gusta Que viva España, soy folclórico sin complejos. Pero no la incluyo por respeto a Manolo Escobar, que ya no la canta porque dice que está anticuada.

[Por cierto que Curry Valenzuela ha incluido al pobre Manolo en su libro Los cien personajes que hunden España. Y su argumento para juntarlo con Josu Ternera u Otegi es precisamente que ya no canta el famoso pasodoble. Hay por ahí un blog que se llama Mi madre es idiota, de una guay que se define como "fértil, bisexual y muy simpática", se pasa todo el día fornicando e insinúa que es que hija de la tal Valenzuela. Creo que es apócrifo. Pero me encantaría que a esta señora tan sectaria le hubiera salido una hija contestona].

Ah, creo que andan buscando una letra para el himno nacional. Yo me emociono cuando lo ponen antes de los partidos de la selección. Incluso subo el volumen de la tele. Y no me importaría cantarlo. Sabina ya ha escrito una letra. Pero prefiero la propuesta de mi compañero Bruno: entonar estas preciosas estrofas de Viento del Pueblo, de Miguel Hernández, que encima cuadran de maravilla con nuestra España autonómica. No citan a los canarios y no va mucho con la música de la Marcha Real, pero ya haremos un arreglo.

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada;
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me adhiero a la propuesta de Bruno. Eso es una letra y lo demás tonterías. Muy buena también la propuesta de Forges hoy en EL PAÍS:

http://www.elpais.com/vineta/?d_date=20071012&autor=Forges&anchor=elpporopivin&xref=20071012elpepivin_1&type=Tes&k=Forges

Lacerta dijo...

Una fiesta que debería de retomar la hispanidad entera como un motivo de orgullo e identidad.
Aquí en México, donde nos encanta quejarnos del pasado, se ha transformado en un pretexto para ir a vandalizar el monumento a Colón.

Felicidades por el blog.

Manuel dijo...

Yo sólo soy de España en los mundiales.
Ahí va el desglose de alguno de los esperpentos del otro día:

- El Cuponazo: Este individuo anuncia a gritos "el cuponazo", para luego intentar colarte unos cupones extraños (O.I.D.?). Es adicto al juego, y la recaudación se la estalla en un bareto frente a Plaza Weyler, en las tragaperras. Lo que lo hace especial es su entradilla: "Oye, ayúdame por favor: EL CUPONAZO... sólo un euro, por favor".

- El chico de ayer: Cualquiera que haya comido en alguna de las terrazas del entorno bulevar - Callejón del Combate identificará a este cantautor de tres canciones: "La chica de ayer", "Déjame" e "Y nos dieron las diez". Impagable la noche en que a instancias de Ricardo "Prinzessa", nos ofreció un "gig" privado (cantó la chica de ayer 3 ó 4 veces).

-Elfo: Entrañable, mágico, diferente. Sólo en invierno, en esquina de Méndez Núñez con San Francisco Javier.

-

El Jebi dijo...

Berni se lo guisa, Berni se lo come: en efecto, no hay mérito alguno en ser español, ergo el orgullo de militronchos y guardiasiviles es una entelequia interesada, como siempre me había temido. Dejen a la gente tranquilita en sus casas, con sus grandezas y sus miserias, que "no hay más patria que el lenguaje, y quien no lo sepa que viaje". Coño ya.

Siento decirte me he hecho fan de la "guay" que denuncias en tu entrada, porque yo con su edad era un triste y un miserable y veo que al menos ella disfruta de su tiempo y de su cuerpo. Me molan sus mechas y su estilillo malcriado vía Lucía Etxebarría. Y ahora, una píldora de perdedor: quién la pillara con su edad pero sabiendo lo que sé ahora.

Me parto la cula con tus estudios sociológicos, Lolo. Siga, siga por favor y no cese, que yo de mayor quiero dejarme un bigote como el suyo. Amen.