sábado, 9 de febrero de 2008

¿Por qué no se puede salir de Cuba?

Este vídeo lleva un par de días circulando por Internet, muchos de ustedes ya lo habrán visto. Así es puesfijate, no da noticias porque no puede darlas: si las tengo, se las debo a mi medio. Pero este vídeo es tan estupendo que me da igual ofrecerlo tarde. El presidente de la Asamablea cubana, Ricardo Alarcón, responde las incómodas preguntas de un grupo de estudiantes. Preguntado por un chico por qué no puede salir de la isla (para ver la tumba del Ché, nada menos, ni siquiera para apostatar del comunismo) Alarcón da una respuesta digna de Les Luthiers: Sólo puede viajar un pequeño grupo de personas [los del partido, se supone]. Si viajaran al mismo tiempo los 6.000 millones de habitantes del mundo se produciría una tremenda "trabazón en los aires del planeta".

El chiste es parecido a uno de una de las películas de Woody Allen más injustamente desconocida (demasiado chistosa para los culturetas que marcan las pautas), La última noche de Boris Grushenko. Boris (Woody Allen) es un joven ruso que tiene en su mano matar a Napoleón, invasor de su país. Pero en el último momento no se atreve a disparar. "Matar es inmoral, si todo el mundo matara sería el caos", dice. Y le responde Sonja (Diane Keaton): "Y si todo el mundo fuera al mismo restaurante la misma noche y pidiera lo mismo también sería el caos". Pues eso, que hay que apelar a los genios del humor para hallar una frase tan graciosa.

PS: Tengo una amiga cubana muy decepcionada del castrismo que el año pasado en un acto de absoluta rebeldía... volvió a Cuba y se bautizó como católica. "Fidel me lo había prohibido", me dijo. Y es que hay maneras muy variadas de ser un subversivo.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Y que todavía haya gente que defienda esto...

Andrés dijo...

Estos chicos saben que se están complicando la vida. Que la consecuencia de realizar esas críticas en público es que más tarde o más temprano "se van a comel la mielda".

Siempre he tenido para mí, y no me disculpéis la falta de modestia, que si yo hubiera nacido en Cuba, también estaría ahora complicándome la vida. Igual que me la complico aquí, con menos riesgo del que asumen ellos. Por 'anarquista', supongo. Porque la igualdad sin libertad no basta (exactamente de la misma forma que no basta la libertad sin igualdad, por lo pronto de oportunidades).

Bravo por ellos. Y mientras, por chinchar un poco, por hacer pensar, y por dar respuesta al anónimo que se sorprende de que todavía haya gente que defienda esto, un par de enlaces:

http://blogs.publico.es/dominiopublico/267/%c2%bfquien-cabe-en-el-mundo/

http://www.elpais.com/articulo/espana/hay/esperar/elpepunac/20071116elpepinac_18/Tes

Andrés dijo...

Me temo que los enlaces han salido cortados. Llevaban a un artículo de Carlos Fernández Liria en Público y a otro de Soledad Gallego-Díaz en El País.

Anónimo dijo...

Estoy leyendo un teletipo de Europa Press, según el cual, las autoridades han detenido al chico en cuestión. Dice así: Distintas organizaciones como la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad, la Unión Liberal Cubana o la Asociación Española Cuba en Transición manifestaron hoy su profunda preocupación y desacuerdo con el arresto de Eliécer Avila Sicilia, joven universitario cubano que interpeló a Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional, en la Escuela de Ciencias Informáticas la semana pasada. El joven Avila Sicilia fue arrestado a las nueve de la mañana del 9 de febrero por agentes del Consejo de Estado y de la Seguridad....
Tremendo, ¿no?

Anónimo dijo...

Tremendo efectivamente.

Recuerdo una entrevista con esa excelente bailarina cubana, de cuyo nombre no consigo acordarme y que a la sazón debe de andar por los 150 años. Después de loar lo bien que se vivía en su país, la peridiodista le preguntó tímidamente (estábamos en los ochenta): "¿Pero y la libertad?" A lo que ella respondió: "¿La libertad? ¿Pero qué es la libertad? ¿La sanidad, la educación...?" La periodista (Mercedes Milá, para más señas) asintió satisfecha y no siguió por ahí, no se sabe sin en atención a la sordera de la anciana o porque estaba perfectamente de acuerdo con ella.

Eran otros tiempos, ahora Mercedes Milá sabe perfectamente qué es la libertad: aquello de lo que se priva a los habitantes de la casa de Gran Hermano.

Anónimo dijo...

Buscaré los enlaces, primo. Nada mejor para empezar la mañana que un buen cabreo. Si lo sabrán los programadores de radio. ¿Se dice programadores de radio?

Puesfijate dijo...

Andrés, los dos enlaces van perfectamente. Muy curioso lo de Cuba, pero le pongo algunos peros:

1) No me creo ni de broma que el índice de desarrollo humano de Cuba sea como el de Reino Unido. Me gustaría saber qué se mide y como se mide. Mi amiga la cubana bautizada se ha traído a su padre (tras una odisea legal) a España para tratarlo de cáncer porque no se fía un pimiento de la mítica (quizá en el sentido más literal de la palabra) medicina cubana.

2) En todo caso, la sostenibilidad de Cuba no es buscada por el régimen. Es fruto de su ineficacia (ya les gustaría que un cubano pudiera consumir más) o del bloqueo.

3) Y en todo caso ¿Merece la pena vivir en un país sostenible del que todo el mundo se quiere ir? ¿Se puede imponer la sostenibilidad con una dictadura?

El otro artículo, el de Sol Gallego, impecable. Creo que van a poner cámaras en la Audiencia Nacional precisamente para evitar (o para refutar) las acusaciones de tortura.

AdalMe dijo...

no sé si sabes ya esto:

http://bitacora.letradura.es/2008/02/detenido-el-estudiante-cubano-critico.html

Andrés dijo...

Primo, el Índice de Desarrollo Humano es imperfecto, pero mucho menos mentiroso que la renta per capita, que era el criterio de orientación que se utilizaba cuando tú y yo éramos niños.

Yo tampoco me creo que el IDH del Reino Unido sea como el de Cuba. Nadie ha dicho eso. La gráfica que acompaña al artículo es pequeña y lamentablemente no se puede ampliar, pero si afinas los ojos veras que Cuba está un poco por encima del 0.8 en el eje de ordenadas, el eje de la y, que es el que mide el IDH. Mientras, el Reino Unido se encuentra justo por debajo de 1.0. La diferencia entre un país y otro ronda el 20 por ciento.

Estoy de acuerdo contigo en que la sostenibilidad de Cuba no es algo que el régimen haya buscado a propósito. Pero sí creo que es una consecuencia colateral de una asignación socialista de los recursos escasos. Se ha preferido producir sanidad, educación y alimentos básicos antes que coches, armamento y materias primas exportables, por ejemplo.

Es llamativo que América Latina en conjunto tenga un IDH menor que el de Cuba y al mismo tiempo necesite muchos más recursos, más 'planetas'.

La pregunta, para mí, es ¿seis mil millones de coches nuevos cada ocho o diez años es algo que podamos asumir? Mi respuesta es que no. En consecuencia, no es exportable nuestro modelo, el productivismo capitalista guiado por una demanda que tiene derecho a todo mientras pueda pagar por ello.

Estados Unidos producía en los años 90 una cuarta parte de todo el dióxido de carbono que se acumula en la atmósfera. Son sólo 250 millones de personas. ¿El suyo es un modelo exportable?

El presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, ese tal Ricardo Alarcón, tiene toda la pinta de ser un bicho, pero ¿podemos asumir que cada persona del planeta viaje en avión digamos dos veces al año (vacaciones de verano y una escapadita en invierno)?

Y, por supuesto, primo, no merece la pena vivir en un país sostenible del que todo el mundo se quiere ir. Aunque muchos quieran irse sólo para comprarse un carro y ponerse como trullos de gordos por comer a diario carne hormonada (ver el documental 'Balseros'). No se puede imponer la sostenibilidad con una dictadura. Por eso creo que si yo fuera cubano, también estaría complicándome un poco la vida. No sé cuanto. No sé donde están mis límites.

A este chico es probable que lo torturen. Luego vendrá el ostracismo, etcétera. Muy duro. Si se hubiera hecho sindicalista 'bocazas' en Colombia es muy posible que los paramilitares se lo hubieran bajado ya. O incluso las FARC, si fuera un sindicalista independiente y crítico. De ahí se van también todos los que pueden.

Eduardo Contreras dijo...

Tengo un vecino y amigo cubano que entra y sale de su país sin problemas y no es del partido Dejen de repartir mentiras sobre Cuba.